Muchos de vosotros habréis visto en ocasiones, especialmente durante el invierno, como vuestro Aceite de oliva virgen extra se “solidifica” y os habréis preguntado porque se congela el aceite de oliva.

Seguramente que hayáis comprobado como a diferencia del agua, el aceite de oliva se va congelando de forma paulatina, a medida que va bajando la temperatura, y no de forma homogénea como la primera.

Descubre porque se congela el aceite de oliva

En primer lugar, antes de comenzar a explicaros porque se cuaja el aceite de oliva, debemos saber que, a diferencia del agua, que solidifica a los 0º C, el aceite de oliva lo hace a diferentes temperaturas.

Ello se debe a que el AOVE está compuesto por varios tipos de moléculas de triglicéridos de las cuales, cada una se congela a distinta temperatura, al contrario de lo que pasa con el agua, que está compuesta por único tipo de moléculas.

Los triglicéridos, a su vez, contienen una serie de ácidos grasos, como por ejemplo el oleico, el palmítico, el linoleico y el esteárico, y cada uno de ellos se congela a una temperatura concreta.

Distintos grados de congelación de los triglicéridos

El grado de congelación oscila entre los 20ºC hasta por debajo de los 0º C. Para que os hagáis una idea, el oleico se congela a 5, 5º C, el palmítico a 18º C, el linoleico a – 2, 8º C y el esteárico a 23º C.

Así pues, a medida que la temperatura vaya descendiendo, irán apareciendo una serie de bolitas blancas en el aceite, conforme se vayan solidificando cada uno de ellos.

¿Afecta a la calidad del aceite su congelación?

De modo que a la pregunta de porque se hiela el aceite de oliva señalar que se trata de un proceso natural, que no afecta para nada a la calidad del AOVE.

Así mismo, si queremos recuperar el aspecto natural de nuestro aceite de oliva virgen extra, es decir, si queremos volver a tener la textura líquida que posee este oro líquido, solamente tendremos que aumentar la temperatura del mismo, evitando eso sí, someterlo a un calor excesivo, así como a la luz solar, que no es nada apropiada para su conservación.

Conservación del Aceite de Oliva Virgen Extra

No obstante indicaros que, al igual que la mayoría de los alimentos, el Aceite de Oliva Virgen Extra también se conserva mejor a temperaturas bajas.

De hecho, es preferible conservar el aceite de oliva a una temperatura baja antes que, a una temperatura alta, ya que las altas, especialmente en los envases que están ya abierto, conlleva a la pérdida de muchos volátiles (aromas) viéndose afectada por tanto la calidad del producto.

Con todo lo dicho esperamos haber respondido y aclarado porque se congela el aceite de oliva, insistiendo una vez más que este cambio de estado no implica ninguna merma a la calidad del producto, todo lo contrario, se trata de algo natural.