Una vez más no nos queda más remedio que volver a recurrir a estos dos alimentos, ya que hoy os hablaremos del ajo con aceite de oliva para la tos, un gran remedio casero.

Receta casera de Ajo con aceite de oliva para la tos y la Garganta

Antes de comenzar a explicaros cómo debéis utilizar el ajo con aceite de oliva para la tos, es importante saber reconocer qué tipo de tos seca tenemos, ya que existen varios tipos, y dependiendo de los mismos, no siempre el ajo con aceite de oliva para la tos es bueno.

Tos aguda. Es aquella que no suele durar más de unas tres semanas.

Crónica. Se trata de la tos cuya duración se extiende más de tres semanas.

En cualquiera de los dos casos es muy importante que conozcamos las causas de la tos cuando esta es persistente, ya que generalmente ésta es un síntoma producido por algún otro problema de salud.

De este modo, conociendo cuál es el problema que la origina, podremos hacerlo desaparecer. En el caso de que la tos se extienda más de una semana es importante acudir al médico.

En el caso de tos muy persistente, ningún remedio casero como el ajo con aceite de oliva para la tos, o el aceite de oliva, ajos y orégano para la tos, harán que desaparezca la enfermedad.

Aceite de oliva, ajos y orégano para la tos

El remedio natural elaborado con ajo con aceite de oliva para la tos, es uno de los más utilizado.

Si a éste le añadimos orégano, la combinación entre todos ellos, aceite de oliva, ajos y orégano para la tos, nos va a proporcionar un producto antibiótico, antiinflamatorio y desintoxicante, ideal para limpiar los pulmones y las vías respiratorias, sobre todo ante algunas afecciones.

Ello se debe, evidentemente, a las grandes y beneficiosas propiedades de estos alimentos.

Por un lado, el ajo es un antibiótico natural muy potente. Mientras que el aceite de oliva, entre sus infinitas propiedades, tiene la de hidratar, en este caso la garganta. Y por último el orégano, el cual nos va a aportar fenoles que confieren una acción antiséptica y antiviral que facilita el tratamiento de las infecciones respiratorias.

Todos ellos, juntos, van ayudarnos a disminuir el crecimiento de las bacterias y los virus, mejorando al mismo tiempo la respuesta del sistema inmunitario ante sus ataques.

Ahora sí, llegó el momento de comenzar a preparar este remedio natural compuesto por estos ingredientes, aceite de oliva, ajo y orégano.

Empezamos machacando unos 10 dientes de ajos en un recipiente como una taza.

Dejamos reposar la mezcla durante un día entero. Pasado este tiempo la colamos y nos quedaremos con el líquido resultante.

Podemos guardarlo en un recipiente tapado como un tarro de cristal con tapa.

Lo tomaremos en ayuna, todos los días, una cucharada, hasta que se nos quite la tos o bien hasta que se nos acabe nuestro remedio casero.

Comprobaréis como esta receta de ajo con aceite de oliva para la tos es ideal para calmarnos.

De todos modos, volvemos a insistiros como siempre, si la tos persiste debéis acudir al médico, solo el podrá averiguar la raíz de la misma y curaros.