El aceite de oliva arbequina es un aceite típico de las provincias de Lérida y Tarragona.

No obstante, durante estos últimos años, su cultivo se ha extendido por Andalucía, Castilla la Mancha y Extremadura.

El aceite arbequina proviene de una aceituna pequeña, la cual entra en producción con rapidez, por lo que tiene un buen rendimiento, y además de amolda excelentemente a las nuevas plantaciones súper intensivas.

Todas estas ventajas hacen que el cultivo de esta variedad haya experimentado una gran expansión en los últimos años.

Características del Aceite de oliva Virgen Extra Arbequina

El aceite de oliva virgen extra arbequina tiene como principal característica su dulzor. Se trata de un aceite dulce que no tiene ningún regusto amargo.

En algunas ocasiones, podemos sentir cierto picor en la garganta cuando degustamos AOVE Arbequina, ello lo que nos indica es simplemente que se trata de un aceite de oliva fresco.

El Aceite de Oliva Arbequina es óptimo para aquellos que buscan un aceite de oliva virgen extra con un sabor suave.

Otra de las características que tiene este tipo de aceite respecto a otro, es que suele ser muy aromático, dando aromas frutados, de plátano y manzana.

Cuando tomamos aceite arbequino maduro, su sabor puede recordarnos a las papillas de frutas que le hacemos a los niños pequeños.

Al igual que el resto de los aceites de oliva, el aceite de oliva arbequina contienen un alto porcentaje de ácido oleico, por lo que contribuye a reducir el colesterol malo (LDL) y aumentar el bueno (HDL).

Diferencias con otros aceites de oliva

El aroma afrutado que mencionábamos anteriormente del aceite de oliva arbequina, se debe al alto porcentaje de ácidos poliinsaturados que suelen contener.

Al ser estos ácidos más inestables que el ácido oleico (monoinsaturado), este aceite tiene la desventaja de que es más inestable respecto a otras variedades de aceite de oliva.

Además, debemos señalar que este tipo de aceite, el AOVE Arbequina, tiene valores de polifenoles ligeramente inferiores al resto de variedades.

Por ese motivo, aquellas personas que consuman aceite de oliva con la finalidad de mejorar su salud cardiovascular, deberían consumir mejor otras variedades como la picual o la manzanilla.

Usos del Aceite de Oliva Arbequina

Debido a su carácter dulce y suave, el AOVE Arbequina tiene un uso en la cocina más amplio que otros tipos de aceites más rotundos.

Se trata de un aceite ideal para iniciar a los más pequeños en el consumo de aceite de oliva, al igual que para personas que no están habituadas a su consumo.

Prueba de esto último es que el aceite de oliva arbequina se usa mucho para exportaciones.

También es muy utilizado para elaborar mayonesas o salsas con sabores suaves o delicado.

Así mismo, recomendamos su uso para la repostería como sustituto de la mantequilla, especialmente en la elaboración de bizcochos.

Si deseamos comerlo en crudo podemos hacerlo en el desayuno, sobre una tostada de tomate, e incluso mermelada, ya que encaja perfectamente con ambas.

En las ensaladas casa a la perfección con ingredientes frutales como el kiwi, manzanas o pasas.

Es también el aceite que recomendamos para usar con pescados y mariscos. Por ejemplo, boquerones en vinagre, marinados de salmón, etc.